«El que recibe en mi nombre
a este niño —les dijo—,
me recibe a mí;
y el que me recibe a mí,
recibe al que me envió.
El que es más insignificante
entre todos ustedes,
ése es el más importante.»