«Samuel tomó el cuerno
de aceite y ungió
al joven en presencia
de sus hermanos.
Entonces el Espíritu
del Señor vino con poder
sobre David,
y desde ese día
estuvo con él.»