Los niños de tres a cinco años de edad son capaces de aprender más de lo que los adultos piensan –especialmente si aprenden haciendo.