Una leyenda infantil

Sin saberlo, el niño había estado expuesto a la muerte hasta que trajeron la sangre y la rociaron en el dintel y los postes.

El enojo de Ema, y el beso perdido

Ema se levanta de muy mal humor, y tras haber sido advertida, es disciplinada por su padre. Una historia para leer y debatir en clase, o como ilustración para un mensaje / actividad sobre el amor de Dios.