Sana la mano de un hombre – Marcos 3 – Jesús puede sanar cualquier cosa

100%x200

Jesús sana la mano de un hombre - Marcos 3

Descargar

100%x200

Jesús puede sanar cualquier cosa

Descargar

Desconectarse

Ingresa a tu cuenta o regístrate.

Tomemos esta escena una cuadra antes de llegar a la puerta de la sinagoga. Jesús venía caminando por la calle junto a sus discípulos, más atrás sus seguidores, y mucho más atrás, encapuchados y escondidos entre la multitud sus acusadores, acechándolo a cada paso con el afán de encontrar algo con qué acusarle. Y Jesús lo sabía. Ya en la sinagoga, Jesús vio allí a un hombre con la mano seca. Lo llamó y lo puso en medio de la multitud. Esta sería una clase magistral en vivo que dejaría sin palabras a cualquiera que lo presenciara. Verían nada menos que la manifestación del poder de Dios el Padre de la mano del mismísimo Mesías, un evento histórico y único en su clase en todo el planeta. Todos verían la gloria de Dios, todos se maravillarían al ver tan grande poder, todos caerían de rodillas dándole gracias a Dios... o al menos eso es lo que Jesús con candidez quería creer por su inmenso amor por el perdido. Como siempre, Dios les metió el dedo en la llaga, haciendo obras en un día que no se podía hacer nada. Jesús pensó: "Oh Padre, aquí vamos de nuevo...". Y les preguntó: "¿Es lícito en los días de reposo hacer bien, o hacer mal; salvar la vida, o quitarla?". Nadie respondió y a Jesús, por primera vez en su ministerio, sintió que la sangre le subía a la cabeza de la indignación, porque dice que "se enojó" (el texto dice literalmente que la piel de su rostro se enrojeció), para luego sentir una profunda tristeza, básicamente por lo antinatural e inhumano de negar lo que está a la vista. Con pesar, Jesús pidió al hombre que extendiera la mano, y se restauró completamente sana delante de todos. Algunos quedaron atónitos y salieron a anunciar lo sucedido. Otros se llenaron de ira y comenzaron a planear su asesinato. Pero Jesús siguió su camino dejando en aquella sinagoga un testimonio vivo del poder de Dios y un sello irrefutable de que por ahí había pasado el Señor y Creador del universo.