Jesús sana la mano de un hombre (Marcos 3)