Sana al siervo de un soldado – Lucas 7 – Jesús es especial. Él puede hacer milagros

100%x200

Jesús sana al siervo de un soldado - Lucas 7

Descargar

100%x200

Jesús es especial. Él puede hacer milagros

Descargar

Desconectarse

Ingresa a tu cuenta o regístrate.

Un centurión es como un capitán del ejército, a cargo de un escuadrón de 100 soldados. Eran despiadados con sus esclavos y odiaban tener que gobernar al pueblo judío. Sin embargo, aquí tenemos un centurión fuera de lo común. Amaba y quería cuidar de su esclavo a punto de morir; como era millonario construyó una sinagoga completa para los judíos de su ciudad (¡era muchísimo dinero!); era muy apreciado por los judíos a pesar de su etnia, un gentil abominable según la ley de Moisés. También era muy humilde, le "rogó" a Jesús que viniese a sanar a su siervo, cuando ellos sólo daban órdenes y los mandaban a buscar por la fuerza si fuere necesario. Pero lo que más le llamó la atención a Jesús es la inocencia con la que el centurión explicó su fe. Nadie más en las escrituras buscó un punto de contacto con Jesús diciendo que eran iguales o parecidos en algún sentido, como buscando la empatía. Le dijo: "Yo no soy digno que entres a mi casa, ni siquiera que me hables, tu eres como yo, simplemente da la orden y mi siervo se sanará". Jesús se quedó con la boca abierta, tanto que le dijo a la gente que le seguía: "Les digo que ni aún en Israel he hallado tanta fe". Una fe que humillaba a los escribas y eruditos de la ley. Tal vez, Dios el Padre, viendo la gran tristeza que le generaba a Jesús ver la dureza de corazón en su propio pueblo, quiso animarlo con la fé pura de un hombre que se dirigió al Dios del universo con el simple argumento de un niño. ¡Jesús lo amó, y sanó a su siervo!