Resucita a un joven – Lucas 7 – ¡Alabemos a Jesús!

100%x200

Jesús resucita a un joven - Lucas 7

Descargar

100%x200

¡Alabemos a Jesús!

Descargar

Desconectarse

Ingresa a tu cuenta o regístrate.

Jesús iba caminando a la ciudad de Naín acompañado de sus discípulos y más atrás venía la gran multitud que lo seguía siempre. Cuando llegaron cerca de la entrada de la ciudad, Jesús vio que llevaban a enterrar al hijo único de una madre que también era viuda; y estaba con ella mucha gente de la ciudad que la acompañaba en su sufrimiento y dolor. Todos lamentando. Todos llorando. Todos preguntándose ¿por qué pasan estas cosas? Nadie con una palabra de esperanza o consuelo. Cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. Luego Jesús se acercó y tocó el cajón y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: "Joven, a ti te digo, levántate". Entonces, el que había muerto abrió los ojos, se bajó de su ataúd y hablaba con Jesús mientras caminaban hasta donde estaba su madre. La multitud quedó espantada y con miedo por haber visto con sus propios ojos a un muerto levantarse ( imagínate que te ocurra algo así en un velatorio... y que el muerto eras tú... ¿cómo piensas que te miraría la gente? ¿lo imaginas? ¡Definitivamente con los ojos grandes y redondos! ), sin embargo no cesaban de glorificar a Dios, diciendo: "¡Un gran profeta se ha levantado entre nosotros, Dios nos ha visitado!" La fama de Jesús se extendió como llamas por toda la región de Judea y sus alrededores, tanto, que aún hoy en día sigue extendiéndose entre nuestros barrios.